miércoles, 27 de marzo de 2013

El visitante


                            
                           
                                                                                     Jesús en los lugares infernales.
 
Te veo...
Estas sangrando lentamente, puedo sentir tu dolor,
Tu aroma de sangre que sucumbe en la muerte,
que agita los valles oscuros con la luz de su ardor. 

Mi alma, rastrojo de culpas y fracasos , te invoca...
encerrada en las prisiones de la muerte,
ora plegarias inútiles con la esperanza de un perdón,
desfigurada de su diseño, es hueso muerto sin vigor.

Y desciendes a estos inhóspitos lugares,
te digo que te alejes, pero me ciega tu mirada de amor,
mi impureza me quema, se agitan las  tinieblas de mi interior,
no puedo alcanzarte, tengo las marcas amargas del error.

Te acercas, no dices nada...
Dibujas en silencio las figuras de la vida,
Soplando un aliento que ordena y que es vigía,
reconstruyendo mi sustancia y devolviéndome mi color.

A tu contacto, se hacen polvo mis cerrojos,
Y entonces entiendo quien eres tú,
No eres cualquier visitante, eres el maestro Jesús,
Quien vino a liberarme muriendo en aquella cruz.

Huella©

27-03-2013

10 comentarios:

Anónimo dijo...

(...)Cada vez que la leo...,ocurre
y siento algo inexplicable...
Cada vez que le escucho...,
puedo sentir toda la ternura dormida en su alma,toda la magia que permanece encerrada en su corazón y que no quieres dejar escapar..., incluso cuando sus palabras evocan a un hombre tan especial (según la historia), hace que fluyan renglones surcados con flores silvestres en el universo.
Con esa quietud que detonan sus palabras...Es maestría...
Un saludo.

FG dijo...

LLegó y dió su vida por nosotros, hay que pensar y recapacitar en todo ello para darnos cuenta de lo poco que la inmensa mayoría tiene todo ese dolor en cuenta.

Qué hermoso y qué bellamente reflejado en tu poesía.

Daily Jara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daily Jara dijo...

Es que sabe, Anónimo, sé que a veces no soy un buen ser humano porque peco e inmediatamente corroe la culpa, sin embargo, Jesús me inspira amor y perdón. Aún si mi alma se hubiere perdida en el mismo infierno, él bajaría a buscarla porque siento que ama, y mi mente y mi ser tiemblan ante su autoridad. Así me siento yo y lo escribí en este poema, estoy en algun sitio del infierno esperando la redención de Cristo para trasladarme a algun lugar celestial en el que he de hallar la paz interior de mi alma.

Daily Jara dijo...

Gracias FG, has comprendido perfectamente la visión de este poema. Todos nos hallamos perdidos, sin embargo, existe la esperanza en Jesús. Aún si no hubiese existido, su solo testimonio nos muestra como debemos desarrollar el amor al punto de negarnos a nosotros mismos para dar la vida y procurar el bien a otros.

Anónimo dijo...

(...) El pecado es como el queso, cuando creemos que ya no hay peligro es cuando vemos las consecuencias, pero alguna vez leí que...,la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.¿Es así?...Entonces, este párrafo suyo tiene la respuesta...
(...)"Te acercas, no dices nada...
Dibujas en silencio las figuras de la vida,
Soplando un aliento que ordena y que es vigía,
reconstruyendo mi sustancia y devolviéndome la vida" (...)Por tanto, no se sienta tan frágil en las consecuencias de los eventos de la vida, recuerde que somos aves de paso, con vida prestada..., las causas y los efectos enriquecen más que destruyen...
El lugar me daría igual, si tengo el honor de conocerla...
Un saludo.

Daily Jara dijo...

Gracias Anónimo, usted es tan frágil para cobijar el sentimiento que late en la poesía. Lo siento a usted mas que un lector un maestro espiritual...aprendo de usted.

Anónimo dijo...

(...)Usted y yo al parecer en muchas formas, somos como el buitre, el murciélago o la abeja...Lidiamos con nuestros problemas y frustraciones, sin darnos cuenta que todo lo que tenemos que hacer es mirar hacia arriba.
Esa es la respuesta, la ruta de escape y la solución a cualquier problema.
Solo mira hacia arriba…porque,la tristeza mira hacia atrás…
La preocupación mira alrededor…
La depresión mira hacia abajo…
Pero la fe…
¡¡La fe siempre mira hacia arriba!!
Gracias por sus palabras que me saben a un manjar en pleno desierto haciendo que el hambre se note menos...Aprendiendo de usted estoy...
Un saludo.

Daily Jara dijo...

Qué bella la esperanza de la fe... voz de ángel que con ternura y sensatez me habla reconfortando mi espíritu.

Anónimo dijo...

(...)Es porque...El sol sobre los montes ha sembrado las flores del ocaso, las rojas, las azules, las violetas...
Todo un glorioso florecer romántico, Señor! no dejes que la noche deshaga este milagro...Usted.
Un saludo.