martes, 25 de febrero de 2014

Te convoco, alma

Pero si mi mente está diciendo: «Debo lograr la no violencia», 
entonces hay conflicto. Si en cambio digo: «Soy violento, 
¿cuál es la raíz, la naturaleza de la no violencia?,
 entonces no condeno la violencia, la observo. 
(Jiddu Krishnamurti)
 

Óleo de Danielle Richard

Te convoco, alma
a entenderte,
a ver la clara realidad que te habita
el paisaje de tu noche
la profunda oscuridad que te diluye.
Enfréntate a ti misma,
hazte de tu esencia amiga,
atraviesa la espesura de tu selva,
revélate en el descenso de tu ocaso.

Transita por esos desiertos en decadencia,
encuentra esa tierra yerma
Sé plenamente la observada,
totalmente penetrada
por la verdad.

Mírate desnuda,
ve las formas de tu cuerpo
tu piel profanada de hipocresía,
esa fría piedra que obstruye tu gozo.
la erosión maldita de tu suelo.

Sé sabia, no aspires nada,
solo entenderte,
ahondando la oquedad de tu vacío,
separándote aún de las palabras,
solo mirando, renaciendo.

Y en esa soledad
que plaga tu silencio,
escúchate,
pues el amor empieza
a ser alimento.

Huella
26-02-2014 


4 comentarios:

Martín A. Pereira dijo...

hola amiga seguramente por lo que entiendo de este poema se refleja un momento de reflexión muy profunda donde se ponen en juego fibras muy intimas es un poema hermoso me da la impresión que te acercas a un cambio ese que estas buscando( hace las cosas a tu ritmo) que fluya tu alma libremente saludos amiga

FG dijo...

En el momento en el que una misma, mira en su interior y puede establecer ese diálogo abierto entre el yo y el yo misma, entonces, una es capaz de cambiar y de fortalecerse, de liberarse y continuar, de hecho es capaz de lograr todo aquello que se antoje.

Me ha gustado muchísimo!!!

Daily Jara dijo...

Así es Martín, es un proceso lento de autonocimiento en el que también hay muchos duelos.
Un abrazo.

Daily Jara dijo...

Gracias amiga FG, siempre tienes una sensibilidad especial para guardar la esencia del poema.

Te quiero mucho.