viernes, 18 de abril de 2014

No entiendo

Cristo crucificado, oleo de Murillo

No entiendo por qué la muerte,
tuvo que ofrendar la vida,
o inmolación dura brida,
para cambiar nuestra suerte.
No quiero en daño ser fuerte,
ni obtener la salvación,
o rogar por sanación,
si el dolor va a redimir,
y expiación a reprimir
mi alma expuesta a tentación.

Es cierto que abriste el cielo,
pero por qué con matanza
si tu amor logra mudanza,
alegría en vez de duelo.
Si poder quebraba el velo
tenías que cruel herirte,
y de la sangre teñirte,
para nosotros vivir
y en dulce paz convivir,
cediendo a lo que cumpliste.

Huella
17-04-2014


4 comentarios:

FG dijo...

Hay cosas que son incomprensibles, como poder hacer del dolor ajeno un triunfo, y como puede ser posible un pago tan alto como la muerte para lograr nuestra salvación... Demasiado alto.

Anónimo dijo...

(...)Está escrito en nuestro destino humano, el hombre destruye lo que Dios crea, por tanto, el principio y el fin, están unidos por la misma causa...
Un abrazo.., mi querida pluma del aire...

Daily Jara dijo...

Así siento yo, y no es que me quiera oponer a Dios, solo que hubiese querido que la vida viniese de la misma vida, si realmente él es Tododopoderoso. Es algo que me entristece mucho. Abrazo FG.

Daily Jara dijo...

Es que si Dios crea la vida debió venir de la misma vida, no quiero que Jesús sufra el desangramiento de los clavos, le amo...