jueves, 6 de noviembre de 2014

Agua de la noche

  
 Imagen de autor anónimo

Derrámate sobre mi ser
que mi alma tiene sed de la vida,
abro mis surcos invisibles,
mi sequía planetaria,
mis peñascos infértiles.
Anhelo tus caricias coralinas,
tus ojos de espuma
y tu voz acuática que huele
a burbujas marinas.

Derrámate sobre mí,
con tus gotas insurrectas,
mi garganta te espera
con sus vapores de azufre
y sus desafinadas orquestas.
Mi alma plagia tu pureza,
besa con pasión demente
tus traslúcidas moléculas.
El piélago crece raudamente
percibo el movimiento
de las tímidas sirenas,
el hálito desesperante
de las algas que sueñan.

Soy el envase de tu sedicioso fluido,
se derriten mis ojos
en tu temblor serpentino,
el cielo es la matriz
que aloja mi equilibrio,
tu sustancia me nutre
con bálsamos de lirio.

Extiendo tu humedad
naufragando en tus delirios
me amparo en tus ondas
que lamen la profundidad
con pacífico desquicio.
Voy a absorberte,
con todos mis sentidos,
desprenderme en fragmentos
de mosaicos azulinos
alizar la aspereza del destino.

05-09-2014

2 comentarios:

Martín A. Pereira dijo...

¡¡Que bello amiga!! con que destreza manejas las palabras para darle al poema tanta sensualidad como siempre veo que te atrapa la nocturnidad muy lindo besos amiga

Daily Jara dijo...

Amigo, gracias por tu visita. Qué lindo que hoy compartas conmigo la noche, ella es nuestra compañera cuando los pensamientos y palabras quieren fundirse poéticamente.