miércoles, 30 de octubre de 2013

Aprendo de tu silencio

                                           
Aprendo de tu silencio,
de esa secreta profundidad de la que habla tu alma,
cuando socava la energía virginal que solivianta tu quietud y tu calma.
Parece como si yo te oyera...
parece como si el amor se desplegara en el aire para que tras él fuera,
hereje de un destino para que sobre mí se vierta.

Busco en el viento la sensación ausente de tu cuerpo,
percibo el desierto cuando choca contra mi piel la arena.
Sin embargo estás allí...
Eres la enormidad del vacío que trae hacia mí tu esencia,
eres el aroma del horizonte que con el color del atardecer despliega.

Te siento tan callado...
Mi alma empieza a moverse al compás de tu sigilo,
voy levitando con mis pies hacia la quietud de tu exilio.
En mi afonía se desprenden voces que te adivinan,
buscando la sombra violeta que dejas cuando caminas.

Vamos siendo uno...
fragilidad de nubes que de amor se disipan,
sombras de flores que no se marchitan,
ramas de árboles que en el calor crepitan,
para invocar todos los afónicos murmullos del mundo en sincronía.

Te siento...
Mi alma es tu envase porque tú tiernamente le guías,
solemne tu amor viene del cosmos y la cobija...
Corresponde con serenidad a la libertad de ese silencio,
habitación de suaves soledades construida con caricias.

Huella
30-10-2013


6 comentarios:

Martín A. Pereira dijo...

hola amiga la verdad no se bien que decirte pero no quería irme sin dejarte un mensaje la verdad la impresión que tengo es muy linda vos construis una poesía como el arquitecto construye un edificio ladrillo tras ladrillo palabra tras palabra sos grande amiga te felicito es un poema hermoso besos

Daily Jara dijo...

Conde, te quiero mucho amigo. Gracias por estar siempre a mi lado, por sentir a mi lado la magia que habita en toda la poesía.

Anónimo dijo...

(...)Ante usted..., me siento un aprendiz del lenguaje...
Un abrazo

© Daily Jara dijo...

Juntos aprendemos mi querido amigo Anónimo...
Ese fluir nos lleva, libera nuestras estructuras y sin querer de ese ejercicio espiritual sale algo bello.

Victor Santacruz Franco dijo...

Presagio de una ausencia anunciada... El tiempo traerá nuevas brisas

Victor Santacruz Franco dijo...

Presagio de una ausencia anunciada... El tiempo traerá nuevas brisas