sábado, 23 de febrero de 2013

Diálogo noctámbulo



                                                      Bordeline moments

Oh bendita noche...tu hermosa claridad me sosiega, 
asesina la corrosión que poco a poco va tomando mi alma,
la marca del recuerdo que se desangra en mi  memoria,
la oquedad de la tristeza disecada por anhelos homicidas.  

Tu silencio es tan contundente, tan veraz y real...
que solo me queda la poesía, otra vez para engendrar la verdad.  
Soledad, quizás nunca huiste de mí, 
quizás todo a mi paso era solo un espejismo de lo que debía de de ser. 

Alma, vuélvete al sosiego, aprende una vez más a callar,
llora tu pena hasta el cansancio y arma tu estatua de sal para la posteridad. 
Los sentimientos perpetuos siempre serán así, 
acero intocable  en el territorio del espíritu. 

Y para qué hablar...
para que contradecir lo que se ha de padecer, 
por qué interrumpir la sentencia que profana la luz
y devuelve a la oscura realidad. 

Vida, me hiciste así....y debo acostumbrarme a no sentir,
matar esta fuerza llamada egoísmo, 
en otros tiempos tan ajena a mí....
Enséñame vida,  a quebrarme, a devolverme a tu diseño
al menos así anhelaré los sueños de un paraíso lejano,
un eterno estado entre los seres por Dios amados.  

Huella©
24-02-2013

3 comentarios:

FG dijo...

Un diálogo interior, así tal cual, vertiendo la verdad y la realidad de una forma cruda, la que nos dan los silencios y nuestros pensamientos. Muchas veces desearíamos ser diferentes, cambiar las cosas incluso cambiar el mundo pero nos damos cuenta de que a pesar de todo, somos como la vida nos ha hecho y hay que seguir adelante nos guste o no. Tal vez necesitemos aprender a comprendernos.

Besos y disfruta de tu domingo!!!

Anónimo dijo...

(...) Los espacios del alma son infinitos, bajo las diáfanas palabras que de su pluma exprime, vuelvo a reiterar mi enhorabuena por su trabajo, quiero sumarme a sus amig@s que disfrutan de su huella en las letras en el aire pero que sin saberlo aterrizan en cualquier corazón que los las lee.(...)

Daily Jara dijo...

La verdad confiezo que a veces es difícil sobrellevar la carga emocional, pero la palabra es eterna cómplice para desahogarse y desnudar mis lamentos. Gracias por abrazarme en el silencio y la tortura de las letras.