jueves, 20 de febrero de 2014

Las ovejas


Fotografía de autor desconocido
Este campo fue mar
de sal y espuma.
Hoy oleaje de ovejas,
voz de avena.


(Oliverio Girondo)

En paz pastan ovejas, con mansa lentitud
sencillas en su paso, sedientas de frescura.
Dulce encanto de hierba con toda su amplitud,
bajo nubes mimosas de inocente blancura.

Su diseño es la vida, comer en plenitud,
sin más gloria que el césped, el viento y su tersura,
ansiosas de que el sol muestre su beatitud
y retozar en calma con copiosa ternura.

¡Qué belleza y qué dicha sentir este sosiego!
La existencia mostrándose sin mal o vanidad,
en tan tiernas ovejas en su libre alegría.

Y la grata visión, hace ver al labriego,
el flujo de la vida, su honda realidad,
este ciclo sagrado de perfecta armonía.

Huella
21-02- 201

2 comentarios:

Martín A. Pereira dijo...

hola amiga la verdad que los animales como las ovejas o cualquier otro deberían preservarse tal como están no se porque en este momento me vienen a la mente desafíos tecnológicos como la oveja doli o tantas otras cosas que son modificadas geneticamente en beneficio de algo por alguna extraña razón justifica esta acción deliberada del hombre la verdad no se sera que no sabemos cuidar lo que tenemos o administrar el alimento vaya uno a saber la cuestión que tu poema es hermoso y deja ver lo hermosa que puede ser la naturaleza si sabemos cuidarla gracias por seguir trabajando para tus lectores se agradece saludos amiga

Daily Jara dijo...

Martín, qué lindo es que vayas pensando así amigo mío. Yo quiero tanto que todos tengamos una perspectiva diferente y que cuidemos de los animales. Muchas personas comen carne de cordero, eso es aberrante, estas criaturitas tan inocentes merecen vivir, ese es su propòsito igual que el nuestro.

Abrazo.