jueves, 7 de noviembre de 2013

Cuidemos a los animales


 Ilustración de Elio Milay

Cuidemos a los animales...
Ellos son también hijos amados por la vida.
¿Cómo devorar su carne con un instinto homicida,
si a nuestro ser se muestran con tan pacífica armonía? 

Ellos batallan libres en la diversidad del páramo o la selva,
procuran alejarse de nuestra intromisión asesina.
Buscan reconstituir nuestra tierra tan herida
por la ruptura de un equilibrio que la racionalidad margina.

Dejemos de nutrirnos de inertes cadáveres,
aferremos la matriz vigorosa de los nobles vegetales,
que carecen de dolor y de rutas neuronales,
y nos dan sus nutrientes para que la energía emane.

Dejemos de aliviar con sufrimiento nuestra hambre,
secuestrando el aliento de la vida salvaje.
Despojémonos de  esa violencia que destruye,
percibiendo la bondad de los animales.

Hagamos de este planeta un templo de la vida,
adorando ese fluir de amor que fluye en sincronías.
Cuidando con bondad de todas sus criaturas,
para que la paz nos contagie de esperanza.

Huella
07-11-2013


Fondo:  "Firs Love" de Yiruma

4 comentarios:

Martín A. Pereira dijo...

el poema esta bueno pero el mensaje no me parese si yo quiero comerme un asado lo voy a hacer no siento culpa por comer carne

Daily Jara dijo...

Yo solo me expreso conforme fluyan mis sentimientos mi querido amigo. En cada uno de nosotros está la decisión de tomar la llave hacia una paz interior. Yo tomé esta y me siento cada vez mejor.

Cariñitos, te quiero.

Anónimo dijo...

(...)Estoy seguro que los seres vivos tienen en usted su mecenas...
Un abrazo de aprendiz...

Daily Jara dijo...

Procuraré siempre por ellos, amigo...son frágiles y comparten con nosotros la tierra. ¿Cómo no amarles?