miércoles, 6 de noviembre de 2013

Revelación del amor

¡Qué exquisito lugar podría ser la tierra, con tanta belleza como hay, tanta gloria, tanta imperecedera hermosura! Estamos atrapados en el dolor, y no nos importa poder salirnos de él, aun cuando alguien nos esté señalando una salida.
No sé, pero uno está ardiendo de amor. Hay una llama inextinguible. Uno tiene tanto de ese amor que desea darlo a todos, y lo hace. Es como un río poderoso que fluye, nutriendo y regando cada ciudad y aldea por las que pasa; se contamina, la suciedad del hombre entra en él, pero las aguas se purifican pronto y rápidamente prosigue su curso. Nada puede estropear el amor, porque todas las cosas se disuelven en él ‑las buenas y las malas, las feas y las bellas­. Es la única cosa que tiene su propia eternidad. Es un estado del ser en que se resuelven todos los problemas humanos.

(Jiddu Krishnamurti)

 
"Paisaje", óleo de Giuseppe Muscio
 
Ábrete al  amor con un corazón sencillo,
con esa fragilidad que quiebra el espíritu tantas veces vacío
esperando derrocharse en una felicidad plena, completa
que goza de este lugar llamado tierra en  ese fluir incesante de belleza.

Desechemos de esta tierra el dolor
magullada de  vacíos, hostigada de maldad y frustración.
El amor está tan cerca nuestro derrochando  su esencia
configurando formas de armonía que al espíritu templan. 

Existe esa libertad soberana que al alma guía,
debemos traspasar ese umbral,
aunque la conciencia diga que no hay otra salida,
aunque te entregue a su tortura  el suplicio de la duda,
y sabiendo lo correcto, quieras cobijarte en la amargura.

Busquemos anhelosos la serenidad del “sentir”
buscando con transparencia nuestro interior,  sin huir.
Percibamos el milagro que origina una nueva dimensión
aquella que se revela sobre toda maldad y rencor.

Percibamos la energía que viene de la ternura,
su magnitud tan poderosa que se eleva hacia la vida misma.
Entreguémonos a esa virtud  de dar,
admirándonos  de lo que aún podemos alcanzar.

Huella
06-11-2013


2 comentarios:

Martín A. Pereira dijo...

hola amiga muy sabias tus palabras todos deberíamos cobijarnos en el amor para que nuestras vidas sean mucho mejor pero eso párese una utopía difisil de cumplir en estos tiempos que corren te mando un abrazo

Daily Jara dijo...

Sí, pero aún así debemos seguir procurando, Conde, tenemos que encontrar el impulso para encontrar en el amor la esperanza de una existencia mejor.