miércoles, 20 de noviembre de 2013

Detonia


Mundo donde flotan en el aire los dientes de león

Cayendo estoy en la inmensidad del cielo,
vibra dentro de mí el suave movimiento de las hojas.
Siento el calor del sol calmando la frialdad de mi piel
los néctares de luz que la oscuridad disipan y llaman a nocturnas fragancias.

Las nubes me envuelven, soy hija nacida del viento,
lluvia que hace brillar una gota 
detenida en la frialdad de una piedra. 
Raíces plumíferas  sostienen mi cuerpo.
Soy un silencio absoluto vigilando todo el universo.

Voy cayendo con mis hermanas de hierba
la brisa me muestra como se abren las flores en la mañana.
Somos ángeles que secuestran la voz de una laguna,
peces de aire que dibujan órbitas en sincronía.

Estoy tan llena de amor....
el verde tallo es mi amigo,
y me abraza la hojarasca desterrada con liviandad al vacío.
 Escucho el alma de toda la tierra,
viniendo como en una ola floral,  tan silvestre y pasajera.

Estoy tan viva tras ella...
Soy música de agua elevándome de entre cristales de hielo.
Soy la extensión misma  del vacío,
que circula el infinito sin conciencia de tiempo.

Huella
20-11-2013


Fondo: Goria en las alturas - Ana Méndez

4 comentarios:

Martín A. Pereira dijo...

hola amiga que lindo estos poemas me transportan a tu mundo tan surrealista y hermoso me vienen imagenes de paisajes fluorescentes grande amiga

FG dijo...

Leer tu poesía, y después dejarse mecer por ese viento, es como formar parte de tus versos y ser transportada a ese mundo donde los dientes de león vuelan y se balancean por doquier.

Es tan hermoso lo que recreas en tu poesía.

Feliz inicio de semana!

Daily Jara dijo...

Conde, querido amigo...viste que lindo cuando podemos cerrar los ojos e ir de viaje hacia ese paraíso que queremos ver en nuestro mundo interior. Cariñitos para ti.

Daily Jara dijo...

FG, es que tu vas conmigo..juntas nos colgamos de esos dientes de león. El viento nos rodea y nos abraza, es una fuerza enorme que nos ama.

Cariñitos en el aire